fbpx

El banco de tu vida

Tercer apunte

P

 or el título posiblemente pienses que te voy a proponer donde meter tu dinero, pero no! Mi banco es muy especial. Utilizaré este banco para sentarme, pararme a pensar, reflexionar y asimilar que vas a ser emprendedor. Las cuatro patas del banco son las que dan el equilibrio para que puedas pararte a pensar. La estabilidad, es en lo que quiero centrarme.

Todos tenemos que aprender a separar las diferentes facetas de nuestra vida; familiar, personal, laboral y social. Igual piensas que con tres patas será suficiente, claro, pudiera serlo, sin ningún problema. Pero te recomiendo intentar asegurarte, piénsalo antes de encontrarte con una banqueta desequilibrada con tres platas en la que puedes llegar a caerte antes de empezar. A final lo que te cuento simplemente es valorar tu situación y la de tu entorno en el momento de empezar a emprender.

Recuerda que estas intentando sacar una idea o sueño adelante, esto que te cuento es esencial. Antes de empezar debes conocer el punto de equilibro en el que estás para que después no te encuentres más problemas, de los necesarios. A pesar de que ahora mismo haya personas que funcionen como una montaña rusa y les vaya genial, puede que en un futuro le acabe afectando no conocer su punto de equilibrio vital.

Patas del mismo tamaño o grosor

c

  uando te embarcas en ser emprendedor, tu banco tiene que ser lo más estable posible. Puede que esto sea lo complicado, pero no un detonante imprescindible, al final no solo depende de ti y en la mayoría de los casos estos factores no llegan a valorarse. Analizando tu mismo estas patas puedes llegar a detectar posibles fallos y corregirlos, antes o sobre la marcha.

La forma de comprobar esto será estando atento a tu entorno, midiendo el posible impacto o cambio que tendría tu idea en tu vida y la de los tuyos. Como también sabiendo escuchar que dicen de tu idea o como la valoran. En un lado estarán siempre las prioridades que necesita tu iniciativa y en otro, tu familia y entorno.

Un toque de atención

Q

    uiero que intentes entender todo lo anterior y justo en este punto, a lo largo de todo el proceso que estás a punto de entrar, tendrás muchas dudas. La información que buscas puede llegar a ser contradictoria y en muchas ocasiones tendrás demasiada información que procesar en tu cabeza. Tener un equilibro puede ayudarte mucho, tener con quién compartir o simplemente hablar te ayudará. Pero si ese entorno no es compatible con tu iniciativa, puede que termines por dejarlo todo y sentirte frustrado.

Te recomiendo que en todo este proceso aprendas a sacar tus propias conclusiones, sepas escuchar y no te obceques con las cosas malas que te puedan llegar a decir. Recuerda que las palabras o comentarios que escuches siempre tienen que estar argumentados, opiniones negativas sin un argumento real.

 

Cualquier momento es bueno para sentarse

S

   i has leído lo anterior, puede que ya te estés poniendo escusas en tu cabeza para no empezar. Error! Lo anterior será siempre una información a tener en cuenta, pero no un detonante necesario u obligatorio. Hay muchas personas emprendedoras que no las frena el posible riesgo, fracaso, perdidas de ahorros o impacto personal que tenga en su vida, así como los posibles comentarios negativos. Lo realmente importante es que tienes que estar totalmente decidido a empezar tu aventura y hacerlo. Si te han entrado dudas, regresa sobre tus pasos al post anterior, recuerdas que tienes un sueño, tu futuro.

Valora que con tu esfuerzo podrás llegar a conseguir independencia económica, hacer lo que te gusta y dependiendo de ti mismo. El banco del que te hablo y su equilibrio, después de tu esfuerzo se convertirá en flexibilidad hacia tu vida personal, familiar y social.

Hablar de tu proyecto puede ayudarte a desbloquearte para alcanzarlo, una idea no es más que eso, lo importante es la persona detrás de esa idea. No escondas tu idea, no intentes camuflarla, nadie va a robarte la idea! Si tienes alguna pregunta, escríbela desde mi sección de escríbeme.

Adelante! Comienza a idear.

 

Espero que hayas entendido cada uno de los tres apuntes. No es cuestión de teorías, pongámonos a trabajar sobre una idea ya! Emprendiendo