fbpx

El arte de emprender fracasos.

 

Este es mi primer post, una reflexión personal sobre emprender o airear mis fracasos. Intentaré plasmar mis “idas de olla” o más bien, mis sueños en mi corta vida. “Mi intención es mía“, te invito a ojear.

Toda historia tiene una vida detrás y toda vida tiene a una persona dirigiéndola”.

Emprender significa algo común en mi vida, creo en mí tanto como en mis sueños o ideas. Muchas veces emprender no se trata de tener un buen o mal proyecto. Como persona sé que no tengo miedo a caerme o equivocarme, y tengo mucha paciencia, pero algo de inseguridad en ciertas ocasiones. Aunque tener éxito al lanzar una “ideación”, algunas veces puede ser suerte, yo pienso todo lo contrario.

Tienes sueños por realizar? Nunca has pensado en tener éxito en algo? son preguntas que, en mi opinión, debería realizarse cada ser viviente. Creo que en el planeta hay más personas como yo, a mi me encanta el “montañismo social” y, a ti?

 

La película Forrest Gump plantea un concepto sobre las adversidades y la suerte.

Imagínate que desde niño piensas en hacer escalada, tu intención está clara, quieres subir una montaña ya que, seguramente la has visto por TV en algún documental. Ya de adulto (da igual la edad), te surge la oportunidad y lo primero en que piensas es: “lo haré,  subiré a la cima!” Pero, según vas organizando el viaje a tu montaña empiezan a aparecer problemas. El viaje hasta allí cuesta mucho dinero, no tengo ropa que ponerme, puedo caerme, si me rompo una pierna seguro que no hay un hospital cerca, quién me rescatará allí o simplemente piensas que puedes morirte. Te suena esto? A mi sí, son las típicas excusas de siempre. Aunque mis planteamientos iniciales fuesen reales en cuanto a probabilidades de sucesos en tu viaje. Puede que sea algo exagerado, pero mi intención era que lo puedieras entender. Hay situaciones que te generan una preocupación o miedo a lo que pueda pasar. Personalmente ya he sufrido de esta clase de accidentes al emprender mis ideas y, sabes qué? Continúo aquí.

Mi historia.

No soy un gran empresario, ni un gran emprendedor, tampoco un gran comunicador, simplemente soy una persona como tú, que tiene algunas experiencias enriquecedoras y otras no tanto, de las cuales he aprendido algo. En en este blog voy a intentar hablarte sobre una tendencia común: olvidar los fracasos, esconderlos debajo del felpudo de la entrada a casa – si esta es tu idea ya puedes dejar de leer, este no es tu sitio. Por si fuera así, no entiendo que otro propósito hay en la vida sino aprender, la vida está llena de frases tipo “nunca te acostarás sin saber una cosa más” o “la vida es aprendizaje cuando dejes de aprender mueres“.
Una buena idea, no simpre será un buen negocio.

Entiendo que no todo el mundo esté preparado para el fracaso, y sé que lo único que puede parar a las personas para continuar soñando y construir sus sueños e ideas sea el propio miedo.

Al emprender valoras más los fracasos.

En una búsqueda interminable en Google, según el número de indexaciones, puedes encontrar interminables éxitos, pero qué pasa con los fracasos? Al emprender, son tan odiosos como espantosos, verdad? – hasta para Google. Nunca te has preguntado: “seguro que esto ya le ha tenido que pasar a alguien“, pues sí, efectivamente hasta en los fracasos hay personas que saben más que tú y yo. Lo más sorprendente del asunto, es que haya personas que han alcanzado sus propios éxitos y tras una lucha de acierto – error, remontando y aprendiendo de sus revés, compartan su historia; mientras infinitas personas se esconden bajo un nick – camuflados como en la era de los 90 y el anonimato de IRC Hispano – buscando sobre fracaso y avergonzándose del mismo.

"No he fracasado. Simplemente encontré 10 mil formas de como no hacer una bombilla"
Thomas Edison
Inventor

Un fracaso, desde mi punto de vista, puede ser esperar que otros decidan por mí en la vida o intenten disuadirme de una idea o sueño. Eso para mí, si sería fracasar. Ninguna otra posibilidad en mi vida podría considerarla un fracaso; de las situaciones se puede aprender y las cosas se pueden arreglar. Bueno, alguna no, pero no tengo pensado morirme aún.

Cuando algo te ha pasado en la vida, te has quedado en el paro, no tienes dinero, has perdido a alguien importante para ti o tienes problemas de algún tipo, te sientes perdido y no sabes como afrontarlo. Lo más probable es que pases ese proceso sintiéndote mal, culpándote a ti o a los demás, deprimido o sin ganas de hacer nada. Lo que pasa a continuación del primer proceso, será la aceptación y después el conformismo, “otros están peor que tú”, verdad? Pero en cambio no has aprendido nada, solo lo has pasado mal, para que estabas mal o deprimido? Piensas que mejora algo esa situación en tu vida?

La cadena empieza en ti, detente un momento a pensar en ello o escribe que sentías en eses momentos, a dónde te ha llevado eso. Cuando yo tengo una mala situación, la intento afrontar lo más rápido posible y elimino procesos. No dejo al azar nada referido a mi vida a corto plazo, pero a medio plazo seguro que tengo algo explorado como salida o situación futura, lo que venga conmigo ya se arreglará. Siempre procuro que cualquier situación o problema sea un chaparrón rápido para ponerme otra vez en marcha, después ya me secaré. Sobre esto, por desgracia tengo algo de experiencia – mis experiencias las iré contando en el blog en su momento correspondiente.

Los límites al emprender.

Quiero dejar claro que emprender no es un oficio, si no te da de comer a medio o largo plazo, tendrás problemas, tienes que saber reaccionar anticipándote a los acontecimientos. Me parece muy importante como persona explicarlo, hay muchas formas de llegar a un mismo punto, realizando diferentes actos.

Antes de empezar a emprender, recuerda que tu vida irá cambiando poco a poco, sin darte cuenta tendrás que afrontarlo. Al principio, simplemente será ilusión, ideación, papeleos y objetivos, pero según pasa el tiempo, el niño crece te dará dolores de cabeza y algún que otro disgusto. Que su crecimiento sea óptimo depende de ti, por eso tendrás que afrontar cambios en tu vida, a veces importantes, si no estás preparado para eses cambios será mejor replantearse eso antes de empezar, buscar otras formas de hacerlo, o simplemente, asumir que no eres capaz de darle leche a tu niño para que crezca. Igual no te he escrito nada para que aprendas de ello, pero para eso hago el blog que iré actualizando, mis experiencias desde niño al emprender, con mis pros y contras en este arte de emprender.

Mi experiencia de emprender en este blog.

Igual para ti no tengo mucho que contar, o sí, no te conozco, pero quiero conocerte si decides quedarte.

Lo mas importante para mi son los puntos de vista de otras personas, seáis emprendedores o no, vuestras opiniones sobre emprender o dudas (seguro que hay personas que pueden responderte al leerte), vuestra historia o experiencias son muy importantes para mí. No he creado este blog para que me den la enhorabuena, si no para plasmar una realidad, en ocasiones no respondida, que dé la oportunidad a otros de quitarse el miedo para empezar algo que han soñado.

Agradecería vuestros comentarios debajo de cada post o a través de mi sección de contacto, también tengo activado mi RSS para que puedas agregarlo a tu lector y no perderte el contenido, o si lo prefieres puedes subcribirte a mi lista de mail y cuando tenga un post nuevo te llegará un aviso. 

Bienvenido emprendedor fracasado 🙂

 

* Si quieres saber algo más sobre mí, pueden entrar en conóceme.
Comparte o guarda: